Hotel El Nogal. Valladolid. – viajes con mi perro

La Casa Consistorial de Valladolid iluminada para cobrar al Año 2017.

Valladolid, era la única caudal de provincia que me quedaba por revistar de la Comunidad de Castilla y Bizarro, así es que aprovecho el delirio que hago a Gijón par sobrevenir la Nochebuena en clan para hacer una parada en esta ciudad. Hay en Valladolid un hotel perteneciente a la sujeción Ibis, que como todos los hoteles de dicha sujeción admite perros sin limitaciones de tamaño, pero como ocurre en la mayoría de las ciudades, el de Valladolid, se encuentra en las arrabal, así es que como voy a disponer de poco tiempo para la invitado, decido despabilarse uno que esté situado en en centro. Llamo al Hotel Imperial, pero no sin cierta burla escucho la salvedad habitual, sólo están admitidos perros menores de un determinado peso, en este caso, 20 kilos. Por fin, localizo uno con una situación inmejorable y que admite a Cooper sin condiciones…

El Hotel Noguera que así se claridad, se encuentra en el número 10 de la Calle Conde de Ansúrez a unos pasos del Mercado del Val, el mercado más antiguo de la ciudad, y a pocos metros de la Plaza Viejo. Dejo el coche frente al hotel en un espacio adaptado para apartar mientras los clientes bajan el equipaje, con la buena suerte de que una vez que dejo la maleta en mi habitación, me disputa con que queda evadido un sitio un patrón más delante, así es que lo dejo ahí aparcado durante toda mi estancia. Despreocupada además por no tener que estar irresoluto de la ORA por ser fin de semana, salgo a pasear por la ciudad en compañía de Cooper.

Portada ojival isabelina  del Colegio de San Gregorio.

No sé muy aceptablemente por qué ayer de esta invitado había decidido que no había mucho que ver en Valladolid, supongo que esa primera idea solo puede ser producto de mi ignorancia, porque al poco de estar allí descubro que solo la invitado al Museo Doméstico de Escultura merecería una tarde entera. La entrada al museo es gratuita los sábados de 16 a 19,30 h. y los domingos de 10 a 14h. Destaca su colección de madera policromada con obras de Berruguete, Pedro de Mena o Juan de Juni, entre otros muchos y que componen una de las colecciones más importantes de Europa. Pero con independencia de su contenido merece la pena acercarse, solo por gozar el maravilloso edificio en el que se encuentra, el Colegio de San Gregorio, Adecuadamente de Interés Cultural y afamado por su ornamentación y el retablo en piedra de la frente.

Del patio central, arranca una escalera isabelina cubierta por un artesonado mudéjar muy atún. Se puede revistar, encima la capilla obra de Juan Guas.

Construido a finales del XV por iniciativa de Fray Alonso de Burgos, Prelado de Palencia y Guía de los Reyes Católicos, se encuentra en el número 1 de la Calle Cadenas de San Gregorio.

En el número 2 de la misma calle se encuentra El Palacio de Villena donde se realizan las exposiciones temporales y en cuyo interior visito un Enredo Napolitano.

Palacio de los Pimentel, al fondo a la izquierda la Iglesia de San Pablo.

Cuando termino la invitado, sigo caminando hasta la Plaza de San Pablo donde se encuentra el Palacio de los Pimentel; fue en este palacio donde nació Felipe II el 21 de mayo de 1527. Cuenta la epígrafe que por una ventana de este palacio que da a la calle Cadenas de San Gregorio salió Felipe II para su bautizo en la Iglesia de San Pablo a través de un pasadizo de madera construido para la ocasión, para que la clan accediese al templo sin pisar el suelo de la plaza y todo para que el futuro rey se bautizase en esta iglesia y no en la Parroquia de San Martín que al parecer sería la que le hubiese correspondido. Fue Felipe II quien concedió a la villa el título de ciudad.

Palacio Actual.

En la misma Plaza de San Pablo, se encuentra el Palacio Actual que fue residencia oficial de los reyes en particular en la época en que fue caudal del Imperio entre 1601 y 1606. En él habitaron los reyes Carlos I, Felipe II y Felipe III; además Napoleón Bonaparte durante le Erradicación de la Independencia. Asimismo fue en este palacio donde nació el futuro rey Felipe IV en abril de 1605.

La Iglesia de San Pablo fundada por María de Molina en 1286 aunque fue reformada entre los siglos XV y XVII.

La Iglesia de San Pablo está cerrada a esa hora, pero su frente es tan espectacular que me callado un buen rato contemplándola e intentando hacer una fotografía que le haga razón, cosa que lamentablemente no consigo. Empieza hacerse de indeterminación así es que me voy al hotel a despabilarse a Cooper que me está esperando en la habitación y vuelvo a salir con él.

Me sorprende ver el mercado extenso a esas horas de un sábado. Más tarde me firme de que el Mercado del Val, aunque construido entre los primaveras 1878 y 1882 sufrió una remodelación, tras la cual volvió aclarar sus puertas en noviembre del 2016, conservándose muchos de los puestos tradicionales pero incluyendo además bares y lugares de degustación; de ahí que se encuentre a estas horas de un sábado tan animado. En los alrededores del mercado hay además muchos bares muy agradables.

El mercado se encuentra al banda de la Iglesia de San Benito, uno de los templos más antiguos de Valladolid y perteneciente a la orden benedictina. Pegado a la iglesia se encuentra el edificio del monasterio del mismo nombre; en uno de los claustros del antiguo monasterio, en concreto en el denominado Patio Herreriano se ubica un Museo de Arte Contemporáneo.

Monasterio de San Benito.

La frente en forma de torre de la iglesia fue diseñada por Gil de Hontañón y se construyó medio siglo más tarde que el resto de la iglesia, aunque en su día parece ser que tuvo más cumbre, pues le equivocación la parte superior de las dos torres principales.

Imagen nocturna de la Iglesia de San Benito construida a principios del siglo XVI.

Rápidamente y tras sobrevenir por la Plaza de la Rinconada desemboco en la Plaza Viejo.

Plaza de la Rinconada.

Todo es alegría y animación a esas horas, alegría y animación que va en aumento por momentos y que hace que poco a poco las terrazas de los bares empiecen a hartarse hasta el punto de que un poco más tarde tengo dificultades para encontrar una mesa vacía donde tomar una ensalada a modo de cena. Hace frío, pero mucho menos del que esperaba y este Valladolid alegre y bullicioso viene a romper otro idea equivocada que me había construido sobre la ciudad, una ciudad que imaginé más fría y austera.

La Casa Consistorial, construida entre 1883 y 1908.

Ya había estado en la Plaza Viejo unas horas ayer cuando todavía era de día, de hecho fue el primer sitio al que me dirigí falta más entrar para picar poco en una terraza al sol, pero a esa hora había muy poca clan en a calle. Desde allí me había acercado a revistar La Catedral de cuyas obras se hizo cargo Juan de Herrera el arquitecto prefrido de Felipe II en 1580, obras que se habían iniciado en 1570 según planos de Diego de Riaño.

La Catedral a la que se conoce como «La Inconclusa» por estar inacabada.

La catedral alberga el Museo Diocesano y Catedralicio que está extenso de 10 a13, 30 h y de 16,30 a 19 h. excepto los sábados, domingos y festivos que lo está de 10 a 14h. Asimismo se puede subir al mirador de la torre.

Iglesia de Santa María la Antigua donde se celebraron en 1506 los primeros funerales por la asesinato de Cristobal Colón quien falleció en Valladolid el 20 de mayo de 1506.

Asimismo me había acercado a conocer la Iglesia de Santa María la Antigua y el Pasaje Gutiérrez que une las Calles Fray Luis de Bizarro y Castelar. Calificado como Adecuadamente de Interés Cultural en 1998, el pasaje cuenta con una rotonda central donde se encuentra la estatua de Mercurio, dios del comercio. Es el único con el que cuenta Valladolid y uno de los pocos que se construyeron en España, habiéndose inagurado en 1886.

Pasaje Gutiérrez.

Asimismo había caminando por la Calle de Santiago que une la Plaza Viejo con la Plaza de Zorrilla presidida esta última por la estatua del poeta y dramaturgo José Zorrilla nacido en Valladolid el 21 de marzo de 1817 y autor de la archiconocida obra Don Juan Tenorio. Frente a la Plaza de Zorrilla se encuentra la Agrupación de Caballería.
.

El edificio de la Agrupación de Caballería al fondo, delante la estatua dedicada a Zorrilla.

La Calle Santiago es la principal calle comercial de la ciudad. Peatonalizada desde 1982 y presidida por el Edificio de la Unión y el Fénix, cuenta con varios edificios de interés como el Convento de las Francesas y Iglesia de Santiago Discípulo. Hay en esta última una placa dedicada al escritor Miguel Delibes quien nació en esta ciudad y a su novelística histórica «El Heresiarca» que está ambientada en el Valladolid del siglo XVI. En verdad, me disputa varias placas durante mi paseo pues hay señalizada una ruta denominada la Ruta del Heresiarca que recorre los principales lugares que el escritor describe en el vademécum bajo la vistazo de Cipriano Salcedo, el personaje central de la novelística.

La Agrupación de Caballería de Valladolid llegó a la ciudad en 1852 al ser trasladada desde Alcalá de Henares.

Sin confiscación, yo no estoy interesada en esta calle sino en entrar cuanto ayer al Campo Egregio, el parque urbano más ancho de Valladolid, y compensar así a Cooper por el paseo por ciudad que sé que siquiera interés suele despertar en él. Cuando, por fin, llego mi burla es total pues me disputa un cartel que indica que no se puede entrar con perros.Y a pesar del peligro de que me pongan una multa y de la equivocación de civismo que supone por mi parte desobedecer la prohibición, me adentro en el parque unos metros con Cooper anudado para intentar descubrir el motivo de tan extraña prohibición y creo encontrarlo en la cantidad de pavos reales sueltos que campan a sus anchas por el parque. Me lo confirma unos minutos más tarde la mujer que me atienden en la Oficina de Información y Turismo que está a pocos metros. Asimismo propietaria de perro, intenta suavizar mi burla contándome que puedo llevarlo a pasear por la playa. Porque si, me explica delante mi vistazo sorprendida, Valladolid cuenta con una playa fluvial, la Playa de las Moreras, en una de las riberas del río Pisuerga, el principal confluente del Duero. La playa tiene duchas, baños, aparcamiento y un chiringuito. Y aunque teóricamente no se puede ir con perros en invierno, según ella la policía hace la perspectiva gorda en esa época del año; encima, me explica con entusiasmo, hay muy cerca de la playa un sitio ajardinado donde se puede ir con el perro sin problemas. Me alejo del Campo Egregio que al parecer cuenta con fuentes y un estanque con una pequeña cascada por el que puede pasear en barca y camino por la Calle Reborde de Recoletos donde contemplo preciosos edificios algunos de inspiración modernista.

Fue en el número 12 de esta calle donde nació el escritor Miguel Delibes (Valladolid 1920/2010) como recuerda una placa colocada en el edificio.

No muy allá de donde nos encontramos en la Calle Pista se encuentra el Museo Casa de Cervantes, en la casa que ocupó el escritor durante su estancia en la ciudad entre 1604 y 1606. Fue aquí donde escribió alguna de sus obras más famosas como el Coloquio de los Perros y una parte del Idealista. Valladolid cuenta además con una Casa Museo dedicada a al poeta romántico José Zorrilla y otra Casa Museo de Colón en donde se guardan documentos y expresiones de la vida del descubridor aunque no fue en esa casa donde murió sino en el Convento de San Francisco, solo y olvidado, en 1506.

Monumento a Cervantes en la Plaza de la Universidad

Valladolid cuenta con otros muchos lugares de interés como el Palacio de Santa Cruz, el segundo colegio anciano más antiguo de España y en la contemporaneidad sede del rectorado de la Universidad de Valladolid. La Universidad de Valladolid fue una de las más antiguas de España, constituyendo en la contemporaneidad uno de los primeros centros de enseñanza superior de nuestro país. El palacio está situado en la plaza del mismo nombre.

Muy cerca se encuentra la Plaza de la Universidad donde se encuentra el edificio antiguo de la Universidad de 1712 que en la contemporaneidad alberga la Venia de Derecho.

Portada del edificio de la Universidad de Valladolid.

Sobre las 23h. y tras tomar una ensalada en una terraza, vuelvo al hotel donde en todo momento he estado muy a sensibilidad, creo que no solo adecuado a su situación céntrica sino sobre todo a la amabilidad del personal que trabaja en admisión. La habitación no es muy amplia pero suficiente para Cooper y para mi, tiene conexión wifi, una TV y una congelador. Luego de hacer un itinerario por la programación de la tele decido ocuparse mi tiempo a analizar sobre Valladolid- verdaderamente no sé por qué razón se lee tan poco en España con una programación de televisión tan poco interesante-así es que paso un buen rato leyendo sobre la historia de la ciudad. Y así me firme de que fue en esta ciudad donde se casaron los Reyes Católicos en el Palacio de los Invernadero en 1469. Leo además varias explicaciones que intentan explicar el que a la ciudad se le conozca además con el nombre de Pucela y leo además sobre la capitalidad de Valladolid, capitalidad que ostentó entre 1601 y 1606. Fue el duque de Lerma, querido de Felipe III, quien traslado la corte de Madrid a Valladolid y luego de estar instalada aquí 5 primaveras volvió de Valladolid a Madrid por los cuantiosos donativos y sobornos realizados por comerciantes interesados;encima, el duque efectuó una extraordinario operación inmobiliaria seis meses ayer del segundo traslado comprando grandes propiedades en Madrid a precios bajos, anticipándose a la especulación de los siglos XX y comienzos del XXI.

A la mañana futuro, decido desayunar en el hotel a pesar de que el precio de la habitación no lo incluye.

Y unos minutos más tarde salgo a dar otro paseo con Cooper por la ciudad que ahora está desierta.

Cooper frente a la Fuente de los Colosos en la Plaza de la Rinconada.

En mi deambular, llego de nuevo hasta la Plaza de Santa Cruz y allí me siento a sobrevenir un rato en un de los bancos de la plaza a consultar el plano de la ciudad.

Portada principal del Colegio Viejo de Santa Cruz, del siglo XV, uno de los primeros edificios del renacimiento gachupin.

Cooper se tumba un rato a mis pies, pero de de repente se levanta y me mira fijamente como diciendo- bueno y ¿ahora qué hacemos?. Y delante su vistazo limpia y franca que siempre me desarma, me siento por momentos tentada de regalarle un paseo hasta la Playa de las Moreras que seguro que le interesa más que ningún otro paseo, pero me viene a la memoria el regalo de la Playa de San Lorenzo de Gijón en donde está permitido pasear con perro desde el 1 de Octubre hasta el 30 de Abril y decido regresar al hotel a recolectar el equipaje y seguir el delirio…

Salgo de Valladolid pensando en que no me importaría retornar ¿quizás en Semana Santa que ha sido declarada de Interés Turístico Internacional? o ¿quizás para asistir al Festival de Cine, además conocido como la Seminci y uno de los festivales más importantes de cine independiente y de autor?. El CD que suena en el equipo de música del coche es de Elton John que en este momento canta «But not for me» de Gershwing. Pienso: Ella Fitzgerald canta como los ángeles, pero esta lectura me encanta y me pongo a cantar con él aquello de «They´re writting songs of love, but not for me...»  (https://www.youtube.com/watch?v=TLjWdZ3mP5E )

Poco a poco voy dejando antes Valladolid…Tres horas más tarde llego a Gijón

Y en cuanto descargo el equipaje bajo con Cooper a la playa…



Hotel el Noguera

Calle Conde Ansúrez, 10.
Teléfono 983 34 00 33
http://www.hotelelnogal.com/en/




Otros hoteles que admiten perro en Valladolid:


Hotel Imperial
Calle Peso, 4.
Teléfono 983 33 03 00
http://www.hotelimperial.es/
*Sólo admite perros hasta 20 Kg.



Hotel Ibis Valladolid
Teléfono 983 36 21 11

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

Piensoanimales
Logo
Enable registration in settings - general
Compare items
  • Total (0)
Compare
0